La Federación Nacional del Aborto (NAF por sus siglas en inglés) es la asociación profesional de proveedores de aborto. Ofrecemos información para mujeres embarazadas, profesionales de salud y oficiales políticos sobre el aborto y otras opciones, la violencia anti aborto, y la preservación del derecho de las mujeres a tomar sus propias decisiones reproductivas.

Tomanda su decisión

Si usted sospecha que está embarazada, le conviene averiguarlo enseguida, mediante una prueba de embarazo en una clínica médica o en su casa. Cuanto antes lo sepa, le dará más tiempo para decidir lo que quiere hacer: ser madre, dar al bebé en adopción, o terminar el embarazo mediante un aborto quirúrgico o médico.

El aborto significa que Ud. ha decidido terminar su embarazo. Es importante que considere con cuidado todas sus opciones cuando tome esta decisión. Es posible que pueda elegir entre varios métodos de aborto, según la duración de su embarazo.

Sus emociones

Su decisión probablemente estará basada en muchos factores incluso la etapa de vida en la que Ud. se encuentra, sus creencias, y lo que necesita personalmente. Ud. se conoce a sí misma mejor que nadie.

Duración del embarazo

Cuando Ud. descubra que está embarazada, es importante saber cuánto tiempo lleva de embarazo. Esto afectará sus opciones, dado que ciertos métodos de aborto están disponibles sólo durante ciertos períodos. También le ayudará a saber cuánto tiempo le queda para decidir.

Encuentre un proveedor de abortos

  • En los EEUU
  • En Canadá

El procedimiento del aborto

Usted tendrá que hacer una cita con un proveedor, encontrar transporte y conseguir dinero para pagar su aborto. En los EE.UU. es posible que el plan de Medicaid de su estado pague los costos de un aborto. En Canadá, los costos del aborto son pagados con fondos públicos, pero Ud. podría ser responsable del costo de ciertos suministros médicos. La clínica le informará de los costos cuando Ud. llame o durante su visita de evaluación.

Aunque las opciones que tiene cada mujer para su aborto dependen de sus propias circunstancias y preferencias, algunos datos generales sobre los diversos métodos de aborto quirúrgico y médico pueden ayudarle en su decisión.

Las mujeres adolescentes

Si Ud. depende de sus padres, debe decidir si va a incluirles en su decisión de continuar o terminar su embarazo. En los EEUU, su estado podría tener leyes que obligan a los proveedores de abortos a informar a uno o los dos padres, u obtener su consentimiento antes de proceder con su aborto. Casi todas las leyes que mandan la información o consentimiento de los padres tienen la opción de una excepción jurídica. Esto significa que si Ud. cree que no puede consultar con uno o los dos padres, puede pedirle permiso a un juez a continuar con su aborto.

En Canadá no existen leyes que impongan límites especiales al acceso de mujeres adolescentes al aborto. Esto significa que Ud. no necesita el consentimiento de sus padres. Ud. puede hacer la cita con la clínica o el médico, y a ellos no se les permite informar a sus padres. Aunque sus padres llamaran al médico y le pidieran información sobre Ud., no se le permite al médico decirles nada sin el consentimiento de Ud.

¿Cuánto tiempo lleva de embarazo?

Cuando Ud. descubra que está embarazada, es importante saber cuánto tiempo lleva de embarazo. Esto afectará sus opciones, dado que ciertos métodos de aborto están disponibles sólo durante ciertos períodos. También le ayudará a saber cuánto tiempo le queda para decidir.

Los profesionales de salud generalmente calculan un embarazo en términos del tiempo que ha pasado desde el primer día de la última menstruación de la mujer (LMP por sus siglas en inglés). Si Ud. va a una clínica, allí podrán usar ultrasonido o hacer un examen físico para establecer cuánto tiempo lleva de embarazo.

Comparación de Métodos de Aborto

Si decide terminar su embarazo y han pasado 9 semanas o menos desde su última menstruación, usted podría elegir un aborto médico. En otros casos conviene más un aborto quirúrgico a sus circunstancias y preferencias. Esta página le ayudará a decidir cuál es la opción más apropiada para usted.

Aborto Médico

En el aborto médico se usan dos medicamentos para terminar el embarazo. El primero (ya sea mifepristona o metotrexato) debilita la implantación del embarazo en el útero. El segundo medicamento (misoprostol), el cual se toma por vía oral o se aplica en la vagina unos días después, induce calambres uterinos y produce sangrado para la expulsión del embarazo. Con el aborto médico, las mujeres normalmente tienen unos calambres uterinos más fuertes y un sangrado más abundante que durante la menstruación. Por lo general, las mujeres sangran o manchan durante aproximadamente 9 a 16 días.

Es importante que vaya a una consulta médica después del aborto para asegurarse de que el procedimiento se ha completado. Es raro que una mujer tenga complicaciones. Un porcentaje pequeño de mujeres requieren aspiración o un aborto quirúrgico debido al sangrado excesivo o porque el aborto médico no terminó el embarazo. Muy raramente se necesita una transfusión a causa de sangrado excesivo.

Aborto Quirúrgico

En las primeras 12 semanas del embarazo, el aborto quirúrgico se hace por lo general utilizando un método llamado aspiración. Con la aspiración (también llamada succión), el cuello uterino (la entrada al útero) se estira para abrirse ligeramente. La aspiración o succión saca el contenido del útero (el embarazo) a través de un tubo pequeño. La aspiración normalmente se hace en un consultorio médico o clínica y el procedimiento dura entre 5 y 10 minutos.

Durante el procedimiento, y por un breve período después, las mujeres pueden padecer de calambres fuertes. Usted puede tener un sangrado parecido a la menstruación durante unos pocos días o hasta unas semanas. Las complicaciones son raras, pero si se presentan, incluyen: infección, sangrado excesivo, desgarramiento del cuello uterino, perforación uterina, aborto incompleto, o continuación del embarazo.

Aborto Quirúrgico

Alto porcentaje de éxito (aproximadamente el 99%).

Se introducen instrumentos dentro del útero.

Puede hacerse en una sola consulta.

El procedimiento dura entre 5 y 15 minutos.

Se puede utilizar temprano en el embarazo.

Se pueden administrar anestesia o sedantes.

El procedimiento se hace en el consultorio médico o en una clínica.

El proveedor de atención a la salud realiza el procedimiento.

Aborto Médico

Alto porcentaje de éxito (aproximadamente el 95-98%); el metotrexato puede tardar hasta 3 semanas en acabar el aborto.

Normalmente evita un procedimiento quirúrgico.

Requiere por lo menos dos consultas.

Para la mayoría de las mujeres el aborto ocurre en las 24 horas siguientes al haberse suministrado el segundo medicamento.

Se puede utilizar temprano en el embarazo.

Se puede administrar un medicamento para el dolor por vía oral.

Una parte del procedimiento se puede realizar en casa.

Los medicamentos causan que el aborto parezca un aborto espontáneo.

La maternidad significa que Ud. ha decidido llevar su embarazo a término y criar a su hijo o hija. Es importante que considere con cuidado todas sus opciones cuando tome esta decisión. La maternidad significa que Ud. es responsable en el sentido financiero, legal, físico y emocional de la crianza de su hijo o hija hasta que sea mayor de edad.
La adopción significa que Ud. ha decidido ceder a otra persona el derecho legal y la responsabilidad de criar a su hijo o hija. Es importante que considere con cuidado todas sus opciones cuando tome esta decisión. Usted puede elegir la adopción para darle a su hijo o hija padres afectuosos y responsables, si cree que Ud. misma no es capaz de serlo.

 

Emociones

Su decisión sobre su embarazo probablemente estará basada en muchos factores, incluyendo la etapa de la vida en la que Ud. se encuentra, sus creencias, y sus necesidades personales. Usted se conoce a sí misma mejor que nadie. Esta página le ayudará a explorar lo que le conviene a Ud. También le dará algunos datos sobre lo que experimentan las mujeres después de un aborto.

¿Qué me conviene más?

Si usted, como tantas mujeres, tiene sentimientos contradictorios sobre el embarazo y sobre cada una de las opciones que se le ofrecen -el aborto, la maternidad y la adopción-, el tomar una decisión puede parecerle difícil y darle miedo. Al tomar su decisión, le puede ayudar el que usted se familiarice con sus sentimientos, sepa nombrarlos y examinarlos. Para averiguar lo que Ud. siente en este momento, trate de terminar cada una de estas frases:

La idea de ser madre me hace sentir…

porque…

La idea de arreglar una adopción me hace sentir…

porque…

La idea de tener un aborto me hace sentir…

porque…

Ahora que ha explorado sus opciones y aclarado sus sentimientos y valores relativos a las mismas, Ud. podría estar lista para tomar una decisión. Ya que Ud. probablemente tiene sentimientos contradictorios con respecto a cada opción, es posible que cualquier decisión que Ud. tome no le parezca “perfecta”. Es natural que siga teniendo sentimientos contradictorios.

Sin importar cuanto tiempo lleva de embarazo, debemos subrayar la importancia de decidir con prontitud. Si decide continuar con el embarazo es importante comenzar su atención prenatal pronto para cuidar su salud y la de su bebé. Si decide tener un aborto, será más seguro si lo obtiene más temprano.

Nadie conoce el futuro. Nadie puede estar seguro de todas las consecuencias de cualquier decisión. Lo que Ud. sí puede hacer es considerar a fondo sus planes, sus valores y sus sentimientos, y luego tomar la mejor decisión para ese momento.

¿Qué puedo esperar después del aborto?

Además de tener su examen post operatorio y seguir con cuidado las demás instrucciones que su proveedor le haya dado para cuidar su de salud, es posible que Ud. quiera pensar en lo que necesita para su bienestar emocional.

La emoción más común después de un aborto es el alivio. Algunas mujeres se sienten tristes, aunque no duden que su decisión fuese la correcta. Cada mujer puede experimentar esta pena a su propia manera. Estos sentimientos son verdaderos, y Ud. debe permitirse sentirlos.

Si necesita ayuda para enfrentar sus emociones, la mayoría de las clínicas afiliadas con la NAF ofrecen asesoramiento post aborto, o si no lo ofrecen, pueden ponerle en contacto con servicios de asesoramiento imparciales en su comunidad.

Ciertos grupos opuestos al aborto alegan que existe un llamado “síndrome post-aborto,” que según ellos se parece al trastorno por estrés postraumático. Esta no es una condición psicológica verdadera y no está reconocida por la Asociación Americana de Psicología.

 

Elija a un proveedor de abortos

Para localizar un proveedor de miembro de la NAF en su área, por favor llame a la línea de ayuda de la NAF al número 1-877-257-0012 o visite http://prochoice.org/think-youre-pregnant/find-a-provider/

 

La Línea de Ayuda de la NAF

La Línea de Ayuda de la Federación Nacional del Aborto (NAF) está a su disposición para contestar a cualquier pregunta que tenga sobre el aborto, el embarazo no deseado y asuntos afines. La línea de ayuda es gratuita, completamente anónima, y ofrece servicios a todos, no importa cuál sea su situación individual.

Llame gratis al 1-800-772-9100
De lunes a viernes 8:00 A.M. – 9:00 P.M. (hora del Este de los EE.UU.).
Sábados 9:00 A.M. – 5:00 P.M.

La Línea de Ayuda de NAF es la única fuente gratuita nacional de información sobre el aborto. Les proporcionamos a quienes llaman información imparcial y objetiva sobre el aborto, eninglés, en español y en francés. Recibimos unas 3,000 llamadas al mes de mujeres, sus parejas, familiares y amigos. La Línea de Ayuda ofrece:

  • Información objetiva sobre el embarazo y el aborto.
  • Apoyo confidencial y sin censura.
  • Información sobre proveedores y clínicas cercanas.
  • Información sobre fuentes de ayuda financiera.
  • Ayuda para comprender las restricciones estatales al aborto.
  • Manejo de casos para mujeres en situaciones difíciles.

Las personas que llaman a la línea de ayuda tienen historias diversas y están en situaciones variadas. Estamos aquí para ofrecer nuestra ayuda y nuestros recursos porque creemos que a todas las mujeres se les debe tratar con dignidad y dar el respeto que merecen sus situaciones individuales.

Política de privacidad (PDF file): Este documento describe cómo su información médica puede ser utilizada y divulgada y cómo usted puede tener acceso a esta información.

La Línea de Ayuda de NAF fue establecida en 1979 para que las mujeres puedan obtener información imparcial que les permita tomar las decisiones que más les convengan. Mediante la línea de ayuda, las mujeres también pueden encontrar a proveedores y clínicas afiliados con NAF que ofrecen servicios de aborto que son seguros y de alta calidad.

Rosa: Un Costo Imposible

Rosa, una mujer de 19 años, inmigrante e indocumentada, llamó a la línea de ayuda. Trabajaba de niñera en la casa de una familia católica. La familia le pagaba $60.00 semanales. Ella necesitaba un aborto que iba a costarle una cantidad que le era casi imposible pagar, pero era lo que ella quería y necesitaba. Rosa no hablaba inglés, pero una consejera en la línea de ayuda que hablaba español le dio el apoyo y las sugerencias que necesitaba para recaudar una parte del costo del aborto. Luego el Fondo de la Línea de Ayuda de NAF le otorgó la cantidad que faltaba y ella pudo obtener el aborto.

Ana: No Hablaban Español

Ana, madre soltera de 25 años de edad, llamó a la Línea de Ayuda. Estaba separada de su esposo abusivo cuando se dio cuenta que estaba embarazada. Lloraba cuando nos llamó, desesperada, porque no podía pagar el aborto ni encontrar a una recepcionista de clínica que hablara español. Le hicimos una cita con una clínica que es miembro de NAF, le negociamos un precio reducido, le conseguimos ayuda financiera de un fondo nacional y colaboramos con la clínica para conseguirle servicios en español.

La NAF quiere saber su historia y por qué Ud. apoya el derecho al aborto.

Más de un tercio de las mujeres en edad reproductiva tendrán un aborto antes de los 45 años. ¡Hágase oír! Su voz es de suma importancia en la lucha para asegurar que las mujeres puedan obtener atención de aborto que sea segura, legal y accesible, para promover la salud y la justicia para las mujeres.

No usaremos su nombre ni dirección de correo electrónico si publicamos su historia en nuestro sitio de Internet.

Si desea participar en nuestro Patient Partnership, sírvase incluir su nombre completo y dirección de correo electrónico.

  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.

 

Datos sobre el aborto

NAF ha trabajado desde 1977 para asegurar que las mujeres, los profesionales de la salud, y los oficiales políticos dispongan de información factual sobre el aborto. NAF ha creado una serie de hojas informativas bien documentadas sobre asuntos relacionados al aborto. He aquí una selección en español:

Embarazos no planeados

Cada año, casi la mitad de todos los embarazos entre las mujeres en Estados Unidos no son planeados.1 Alrededor de la mitad de estos embarazos no planeados, 1.3 millones cada año o un 24% de todos los embarazos, son terminados por aborto.1,2

En 2003 hubo 103,768 abortos en Canadá. Los abortos inducidos representan un 23% de todos los embarazos en Canadá.3,4

Hay muchos mitos e ideas falsas acerca de quiénes tienen abortos y por qué. La realidad es que las mujeres que tienen abortos vienen de todos los grupos raciales, étnicos, socioeconómicos y religiosos. Si el índice actual continúa, se estima que el 35% de las mujeres en edad reproductiva hoy en los EEUU habrán tenido un aborto al llegar a la edad de 45 años.5 Se calcula que un 28% de las canadienses elegirán un aborto durante su vida.6

Cómo se mide la incidencia del aborto

La incidencia del aborto puede presentarse de dos maneras distintas. La primera se basa simplemente en el número total de abortos obtenidos por mujeres que pertenecen a ciertas categorías. Estos números suelen expresarse como un porcentaje de todos los abortos hechosen un año. Por otro lado, la tasa de aborto puede medirse calculando el número total de abortos obtenidos por cada 1,000 mujeres que componen la población total de cada categoría.

Edad

Las mujeres entre los 15 y 19 años representan un 19% de todos los abortos en EE.UU.; las mujeres entre 20 y 24 años representan un 33% de abortos; y cerca de un 25% de abortos son obtenidos por mujeres de 30 años o más.7 Calculando las tasas de aborto, las adolescentes mayores y las adultas jóvenes tienen las tasas más altas de aborto, mientras que las mujeres de menos de 15 y de más de 35 años tienen las tasas más bajas.7

En Canadá, las mujeres entre 20 y 30 años representaron un 53% de todos los abortos en 2003. Un promedio de 26 de cada mil mujeres entre veinte y treinta años obtuvieron abortos. La tasa de abortos entre las adolescentes ha ido bajando durante varios años; en 2003 fue 14.5 de cada mil mujeres.

Duración del embarazo

La mayoría de los abortos (el 88%) se obtienen en el primer trimestre del embarazo. De hecho, más de la mitad de todos los abortos se obtienen en las primeras 8 semanas de embarazo. Menos del 2% ocurren a partir de las 21 semanas.8 En Canadá, un 89% de todos los abortos se hacen antes de las 12 semanas de embarazo y un 47% antes de las 9 semanas de gestación.9

Educación, residencia e ingresos

(Nota: En Canadá no se mantienen estadísticas a base de nivel educacional, estado civil, ni afiliación religiosa.)

De las mujeres que obtuvieron abortos en EE.UU. en el año 2000:

  • El 51% tenían educación universitaria.
  • El 88% vivían en regiones metropolitanas.
  • El 57% eran de bajos ingresos.7

Estado civil

La mayoría de las mujeres que tienen abortos en EE.UU. (el 83%) no están casadas; el 67% no se ha casado nunca; y el 16% de ellas están separadas, divorciadas o son viudas.7 Es mucho menos probable que las mujeres casadas, en comparación con las no casadas, resuelvan embarazos no planeados por medio del aborto.10

Religión

Las mujeres que tienen abortos en EE.UU. representan cada afiliación religiosa. El 13% de las pacientes de abortos se describen a sí mismas como cristianas evangélicas o nacidas de nuevo.7Mientras el 22% de las mujeres de los EE.UU. son católicas11, el 27% de pacientes de aborto dicen que son católicas.1

MITO: Las mujeres están usando el aborto como un método de control de la natalidad.

De hecho, la mitad de las mujeres que obtienen abortos dicen que usaron anticonceptivos durante el mes en que quedaron embarazadas.1 Algunas de estas parejas habían usado el método incorrectamente; algunas se olvidaron o por descuido no usaron protección en el momento de concebir, y algunas habían usado un anticonceptivo que había fallado. Ningún método anticonceptivo impide el embarazo el 100% del tiempo.

Si el aborto se usara como el método primario de control de la natalidad, una mujer típica tendría por lo menos dos o tres embarazos al año – 30 o más en su vida -. En realidad, la mayoría de las mujeres que tienen abortos no han tenido abortos previos (52%) o solamente un aborto previo (26%).8 Teniendo en cuenta que la mayoría de las mujeres son fértiles por mas de 30 años, y el control de la natalidad no es perfecto, la probabilidad de tener uno o más embarazos no deseados es muy alta.

MITO: Las mujeres tienen abortos por razones egoístas o frívolas.

La decisión de tener un aborto casi nunca es sencilla. La mayoría de las mujeres basan sus decisiones en varios factores. Entre estos, los más comunes son la falta de dinero o de condiciones que les permitan comenzar o aumentar su familia debido a responsabilidades existentes. Muchas mujeres sienten que el curso de acción mas responsable es esperar que su situación esté más estable para tener hijos; el 66% planean tener hijos cuando sean más maduras, cuando tengan dinero para proveerles lo que necesitan, o cuando se encuentren en una relación de apoyo con una pareja para que los niños tengan dos padres.12 Otras querían quedar embarazadas pero desarrollaron problemas médicos muy graves, se dieron cuenta que el feto tenía anormalidades severas, o sufrieron alguna otra crisis personal. Unas 13,000 mujeres tienen abortos cada año porque quedaron embarazadas como resultado de una violación o incesto.1

MITO: Las mujeres a menudo son obligadas a tener abortos que ellas realmente no desean.

Algunas mujeres dicen que la presión del esposo, compañero, o padre fue una de las varias razones por las que ellas eligieron el aborto, pero solo el 1% dan esa razón como la “más importante” para tomar su decisión.13 Al contrario, algunas mujeres que no quieren continuar con el embarazo son presionadas para hacerlo por miembros de la familia, por amigos o por miedo al estigma social. La consejería que precede al aborto sirve para aclarar si una mujer se siente completamente cómoda con su decisión de abortar o no, y si no lo está, se le recomienda que espere hasta que haya tenido la oportunidad de considerar todas sus opciones.

MITO: Muchas mujeres lamentan sus abortos después.

Los estudios indican que el alivio es la experiencia emocional más común después del aborto y que la angustia psicológica parece ser más grande antes de un aborto que después.

Sin duda hay mujeres que, al pensarlo después, quisieran haber tomado otras decisiones, y la mayoría habrían preferido nunca haber quedado embarazadas cuando las circunstancias no eran correctas para ellas. Cuando se termina un embarazo deseado (por razones médicas, por ejemplo) las mujeres podrán sufrir un sentido de pérdida y pesar. Así como con cualquier gran cambio o decisión que trae consigo una pérdida, al pasar por otra crisis más adelante pueden resurgir temporalmente sentimientos tristes acerca del aborto. Las mujeres a riesgo de un ajuste difícil después del aborto son las que no tienen el apoyo que necesitan, o cuyas decisiones acerca del aborto son activamente opuestas por personas que son muy importantes para ellas.14 

Referencias

  1. Guttmacher Institute. Facts in Brief – Induced Abortion. 2003. www.agi-usa.org/pubs/fb_induced_abortion.html
  2. Finer LB, Henshaw SK. Abortion incidence and services in the United States in 2000.Perspectives on Sexual and Reproductive Health 2003; 35: 6-15.
  3. The Daily. Friday, February 11, 2006. Induced Abortion. Statistics Canada.
  4. Pregnancy Outcomes. Catalogue 82-224-XWE May 25, 2005. Statistics Canada, Ottawa.
  5. Guttmacher Institute. State Facts About Abortion. 2003. www.agi-usa.org/pubs/sfaa.html
  6. Norman W. Lifetime proportion of Canadian women having an abortion: Analysis of the first full cohort with access to legal abortion, NAF Conference, New Orleans 2004.
  7. Jones RK, Darroch JE, Henshaw SK. Patterns in the socioeconomic characteristics of women obtaining abortions in 2000-2001. Perspectives on Sexual and Reproductive Health 2002; 34: 226-235.
  8. Elam-Evans LD, Strauss LT, Herndon J, Parker WY, Whitehead S, Berg CJ. Abortion surveillance-United States, 1999. Morbidity Mortality Weekly Report 2002; 51 (SS09): 1-28. www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/ss5109a1.htm
  9. Statistics Canada Abortion Report, 2005.
  10. Henshaw SK. Unintended pregnancy in the United States. Family Planning Perspectives1998; 30(1): 24-29 & 46.
  11. Personal communication, Archdiocese of Washington (based on statistics in the 2003 edition of The Kennedy Directory: The Official Catholic Directory).
  12. Henshaw SK, Kost K. Abortion patients in 1994-1995: Characteristics and contraceptive use. Family Planning Perspectives 1996; 28(4): 140-147 &158.
  13. Torres A, Forrest JD. Why do women have abortions? Family Planning Perspectives 1988; 20(4): 169-176.
  14. Psychological Responses Following Abortion. Reproductive Choice and Abortion: A Resource Packet. Washington, DC: American Pyschological Association, 1990.

La información estadística en esta hoja de datos está basada en estudios hechos por el Instituto Guttmacher y otros miembros de la Federación Nacional del Aborto.

Para más información

Para información o recomendaciones sobre proveedores de servicios de aborto calificados, llame a la línea gratuita de ayuda de la Federación Nacional del Aborto: 1-800-772-9100.
Lunes a viernes: 8:00 A.M. – 9:00 P.M. (hora del Este de los EE.UU.)
Sábados: 9:00 A.M. – 5:00 P.M.

Federación Nacional del Aborto
1660 L Street, NW, Suite 450
Washington, DC 20036
202-667-5881

Autora: Susan Dudley, PhD
Copyright© 2006, National Abortion Federation
Actualizada 2006.

El aborto quirúrgico es uno de los procedimientos médicos más seguros. Las complicaciones por tener un aborto antes de los tres meses de embarazo son mucho menos frecuentes y menos serias que las que hay en dar a luz.

Un aborto ilegal es un aborto inseguro

El aborto no ha sido siempre seguro. Entre los años 1880 y 1973 el aborto fue ilegal en todos o casi todos los estados de los EE.UU., y muchas mujeres murieron y sufrieron problemas médicos muy graves como consecuencia de esto. Muchas mujeres intentaron, peligrosa y desesperadamente, hacerse los abortos ellas mismas o recurrieron a personas no calificadas que operaban con instrumentos rudimentarios y en condiciones antihigiénicas. Las salas de emergencia se llenaban de mujeres que sufrían de complicaciones serias – perforaciones del útero, placentas retenidas, hemorragias severas, heridas en el cuello del útero, infecciones incontroladas, septicemias, choque y gangrena – .

En los países donde el aborto es ilegal, éste sigue siendo la causa más frecuente de muerte materna. Se calcula que mueren 68,000 mujeres cada año en el mundo a causa de abortos inseguros.1 Muchos de los médicos que hacen abortos en los Estados Unidos hoy en día se han comprometido a proveer este servicio bajo condiciones sanitarias, porque fueron testigos y todavía se acuerdan de los casos trágicos de mujeres que llegaban a los hospitales después de abortos ilegales mal hechos.

Evaluando el riesgo de complicaciones

Desde que la Corte Suprema reestableció el aborto legal en los EEUU, en el caso de Roe vs. Wade en 1973, las mujeres se han beneficiado de avances importantes en la tecnología y de mayor acceso a servicios de alta calidad.2 Generalmente, el aborto es menos complicado y más seguro al hacerse más temprano.

Las complicaciones severas por abortos hechos antes de las 13 semanas de embarazo, son muy raras. Aproximadamente el 88% de las mujeres que tienen abortos tienen menos de 13 semanas de embarazo.3 De estas mujeres, el 97% no reportan complicaciones; el 2.5% tienen complicaciones menores que se pueden tratar en el consultorio del médico o en la clínica de abortos; y menos del 0.5% requieren otro procedimiento quirúrgico u hospitalización.4 La tasa de complicaciones se eleva un poco con los abortos hechos entre las 13 y 24 semanas de embarazo. La anestesia general, que se usa en algunos abortos, también tiene sus propios riesgos.

Aparte de la duración del embarazo hay otros factores que contribuyen a la posibilidad de complicaciones, incluso:

  • El tipo de anestesia que se utiliza.
  • La salud general de la mujer.
  • El método de aborto que se utiliza.
  • La habilidad y la capacitación del proveedor.

Las complicaciones en el aborto legal

Los estudios más grandes y completos sobre complicaciones del aborto se hicieron en la década de los 1970 cuando las técnicas de aborto modernas todavía estaban desarrollándose. Los expertos están de acuerdo en que, con los avances en la tecnología y el aumento de la experiencia con esta tecnología, las tasas de complicaciones ciertamente han disminuido desde entonces.5,6 Aunque las complicaciones del aborto quirúrgico son raras, las siguientes pueden ocurrir:

  • Acumulación de coágulos de sangre en el útero que requiere que se realice otro procedimiento de aspiración, la que ocurre en menos del 0.2% de los casos.7
  • Infecciones, la mayoría de las cuales se pueden identificar y tratar fácilmente si la mujer sigue las instrucciones del médico, las que en estudios en Norte América ocurren en el 0.1-2.0% de los casos.7
  • Desgarro del cuello del útero que puede requerir puntos, lo que ocurre en el 0.6-1.2% de los casos.8
  • Perforación de las paredes del útero y/u otros órganos, la que ocurre en menos del 0.4% de los casos.6,7 Esta puede curarse sola o puede requerir cirugía o en raros casos, histerectomía.
  • Aborto fallido, que no termina el embarazo y que requiere que se repita el aborto, lo que ocurre en menos del 0.3% de los casos.7
  • Aborto incompleto, en el que quedan productos del embarazo en el útero y requiere que se repita una aspiración, lo que ocurre en el 0.3-2.0% de los casos.7
  • Hemorragia excesiva, que requiere una transfusión de sangre, la que ocurre en el 0.02-0.3% de los casos.6,8

La muerte ocurre en el 0.0006% de los abortos legales (uno de cada 160,000 casos). Estas raras muertes normalmente se deben a causas como reacciones a la anestesia, embolia, infección, o hemorragia incontrolable.7 En comparación, el riesgo de que muera una mujer durante el parto es diez veces más alto.5

Señales de complicaciones después de un aborto

Si una mujer tiene cualquiera de los siguientes síntomas después del aborto quirúrgico, debe llamar inmediatamente a la clínica que realizó el aborto para atención de seguimiento7:

  • Dolor agudo o persistente.
  • Escalofríos o una temperatura oral de 100.4º (38°C) o más.
  • Una hemorragia cuyo flujo es el doble de una menstruación normal, o que llena más de una toalla sanitaria por hora durante dos horas seguidas.
  • Un flujo maloliente de la vagina.
  • Continuación de síntomas del embarazo.

Los doctores y clínicas que ofrecen servicios de aborto deben darle a la mujer un número telefónico para llamar las 24 horas del día, por si hubiese complicaciones o reacciones que le preocupan.

Cómo evitar las complicaciones

Hay varias cosas que una mujer puede hacer para disminuir el riesgo de complicaciones. Lo más importante es tener el aborto lo más pronto posible. Por lo general, el aborto será más seguro mientras menos tiempo tenga de embarazo.

También es importante hacer preguntas. Así como con cualquier otro procedimiento médico, mientras más tranquila se sienta la mujer y más entienda sobre lo que debe esperar, su experiencia será mejor y más segura.

Además, cada mujer que elija el aborto debe:

  • Encontrar una buena clínica o un médico calificado y certificado. Para recomendaciones llame gratis al 1-800-772-9100, o busque un proveedor en línea.
  • Decirle al médico sobre cualquier problema de salud que tenga, sobre cualquier medicina o droga ilegal que esté utilizando, sobre sus alergias a medicamentos o a los anestéticos, y cualquier otra información con respecto a su salud.
  • Seguir todas las instrucciones post operatorias que le dé el médico.
  • Regresar para el examen post operatorio.

Propaganda contra el aborto

Los activistas en contra del aborto dicen que el aborto aumenta el riesgo del cáncer de los senos y puede causar problemas si la mujer quiere tener hijos en el futuro. Afirman que las mujeres que tienen abortos sin complicaciones tienen mayores probabilidades de tener dificultades para concebir y mantener el embarazo, de desarrollar embarazos ectópicos (o sea, embarazos fuera del útero), de dar a luz a un niño muerto o de quedar estériles. Sin embargo estas aserciones han sido rebatidas por una gran cantidad de investigaciones médicas. En Febrero de 2003, un grupo de expertos reunidos por el Instituto Nacional sobre el Cáncer (National Cancer Institute) para evaluar la información científica concluyó que los estudios muestran claramente que “el aborto inducido no está asociada con un riesgo aumentado de cáncer de los senos”.9 Además, revisiones a fondo de la información han concluido que un aborto por aspiración en los primeros tres meses de embarazo no presenta prácticamente ningún riesgo a la futura salud reproductiva.10 Véase (en inglés) Abortion Myths: Abortion and Breast Cancer.)

Los sentimientos después de un aborto

Las mujeres tienen abortos por varias razones, pero en general lo eligen porque de alguna manera un embarazo en ese momento las perjudica. Tales situaciones suelen causar mucha angustia, y aunque la opción de aborto puede ser la mejor que se les presenta, las circunstancias que causaron el embarazo en cuestión podrían seguir perturbando a la mujer.

A algunas mujeres puede ayudarles el hablar de estos sentimientos con un familiar, una amiga, o un consejero. No se debe confundir el sentimiento de pérdida o desilusión, causado quizás por la falta de apoyo de una pareja, con el arrepentimiento por haber tenido un aborto. Las mujeres que se sienten culpables o tristes después de un aborto, generalmente dicen que los sentimientos son manejables.

La Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association) ha concluido que no hay apoyo científicamente válido o evidencia para el llamado “síndrome post aborto” de trauma psicológico o depresión profunda. La respuesta más frecuente que las mujeres reportan después de haber terminado un embarazo no deseado es alivio, y la mayoría están satisfechas por haber tomado la decisión correcta para ellas. Véase (en inglés) Abortion Myths: Post-Abortion Syndrome.)

Referencias

  1. Informe sobre la salud en el mundo 2005 – ¡Cada madre y cada niño contarán! Ginebra, Suiza: Organización Mundial de la Salud, 2005.
  2. AMA Council Report. Induced Termination of Pregnancy Before and After Roe v. Wade. Journal of the American Medical Association, 1992, 268: 3231.
  3. Elam-Evans LD, Strauss LT, Herndon J, Parker WY, Whitehead S, Berg CJ. Abortion Surveillance-United States, 1999. Morbidity and Mortality Weekly Report 2002; 51 (SS09): 1-28.
  4. Tietze C, Henshaw SK. Induced abortion: A worldwide review, 1986. Third edition. New York: Guttmacher Institute, 1996.
  5. Henshaw SK. Unintended pregnancy and abortion: A public health perspective. En Paul M, Lichtenberg ES, Borgatta L, Grimes DA, Stubblefield PG. A Clinician’s Guide to Medical and Surgical Abortion. New York: Churchill Livingstone, 1999, págs. 11-22.
  6. Haskell WM, Easterling TR, Lichtenberg ES. Surgical abortion after the first trimester. En Paul M, Lichtenberg ES, Borgatta L, Grimes DA, Stubblefield PG. A Clinician’s Guide to Medical and Surgical Abortion. New York: Churchill Livingstone, 1999, págs. 123-138.
  7. Lichtenberg ES, Grimes DA, Paul M. Abortion complications: Prevention and management. En Paul M, Lichtenberg ES, Borgatta L. Grimes DA, Stubblefield PG. A Clinician’s Guide to Medical and Surgical Abortion. New York: Churchill Livingstone, 1999, págs. 197-216.
  8. Hern WM. Abortion Practice. Philadelphia: J.B. Lippincott Company, 1990.
  9. Summary Report: Early Reproductive Events and Breast Cancer Workshop, National Cancer Institute, www.nci.nih.gov/cancerinfo/ere-workshop-report
  10. Rowland Hogue CJ, Boardman LA, Stotland NL, Peipert JF. Answering questions about long-term outcomes. En Paul M, Lichtenberg ES, Borgatta L, Grimes DA, Stubblefield PG. A Clinician’s Guide to Medical and Surgical Abortion. New York: Churchill Livingstone, 1999, págs. 217-228.

Para más información

Para información o recomendaciones sobre proveedores de servicios de aborto calificados, llame a la línea gratuita de ayuda de la Federación Nacional del Aborto: 1-800-772-9100.
Lunes a viernes: 8:00 A.M. – 9:00 P.M. (hora del Este de los EE.UU.)
Sábados: 9:00 A.M. – 5:00 P.M.

Federación Nacional del Aborto
1660 L Street, NW, Suite 450
Washington, DC 20036
202-667-5881

Autora: Susan Dudley, PhD
Copyright(c) 1996, National Abortion Federation
Actualizado 2003

¿Qué es la mifepristona?

La mifepristona (conocida antes como RU-486) es un medicamento que bloquea la acción de la hormona progesterona. La progesterona es necesaria para que continúe el embarazo. La mifepristona se ha utilizado, en combinación con otros medicamentos llamados prostaglandinas, para abortos médicos desde el año 1988 en Francia y China, y desde los años noventa en Inglaterra y Suecia. Ha sido autorizada para usarse en 29 países, incluso en los Estados Unidos, donde fue aprobada en septiembre de 2000. Millones de mujeres en todo el mundo han tomado mifepristona seguramente para terminar sus embarazos.

Cómo funciona la mifepristona para terminar un embarazo

La mifepristona bloquea la acción de la hormona progesterona, la cual es necesaria para que continúe el embarazo. Esto resulta en:

  • Cambios en la parte interna del útero y desprendimiento del embarazo.
  • Ablandamiento y apertura del cuello uterino.
  • Aumento de la sensibilidad del útero a los efectos de la prostaglandina.

En los EE.UU., la mifepristona se toma en combinación con otro medicamento, una prostaglandina sintética que se llama misoprostol. El misoprostol causa contracciones en el útero y ayuda a expulsar los productos del embarazo.

¿Qué tan efectiva es la combinación de mifepristona y misoprostol para terminar el embarazo?

Conforme al protocolo del médico que los receta, la mifepristona y el misoprostol se pueden usar para el aborto hasta 63 días después del primer día de la última menstruación. Aproximadamente el 95-98% de las mujeres tendrán un aborto completo cuando usan mifepristona y misoprostol. Las tasas de éxito dependen del régimen del tratamiento y de la duración del embarazo. Las demás mujeres necesitarán un aborto por aspiración, ya sea a causa de una hemorragia continua o excesiva, por un aborto incompleto (quedan productos del embarazo en el útero pero no hay embrión desarrollándose), o porque siguen embarazadas (hay un embarazo viable y en desarrollo, lo que ocurre en menos del 1% de los casos).

Régimen de tratamiento con mifepristona/misoprostol

Los estudios clínicos han demostrado que varios regímenes de tratamiento con mifepristona y misoprostol son efectivos y seguros. Sin embargo, en general cuando una mujer ha decidido tener un aborto médico, hay tres pasos en el procedimiento que se deben seguir:

Paso uno (en el consultorio médico o en la clínica):

  • Se anota la historia médica, y se hacen un examen clínico y exámenes de laboratorio.
  • La mujer habla con un consejero y da su consentimiento informado para el tratamiento.
  • Si es una buena candidata para un aborto médico, la mujer toma la(s) pastilla(s) de mifepristona.

Paso dos (en el consultorio médico/la clínica o en la casa, según el régimen de tratamiento):

  • Este paso ocurre en los primeros dos días después del primer paso.
  • A menos que haya sucedido ya el aborto y lo confirme el médico, la mujer toma el misoprostol. Las pastillas de misoprostol pueden tomarse por vía oral o introducirse en la vagina, según el régimen de tratamiento.

Paso tres (en la clínica):

  • Este paso ocurre en las primeras 2 semanas después del paso dos.
  • El médico examina a la mujer en la clínica para confirmar que se completó el aborto. Es indispensable que la mujer regrese a la clínica/el consultorio para confirmar que ya no está embarazada.
  • Si ésta sigue embarazada, se debería hacer un aborto por aspiración.
  • Si ocurrió un aborto incompleto, el médico discutirá con la mujer sobre las opciones de tratamiento que existen. Estas pueden incluir esperar unos días más para ver si se completa el aborto, o hacer un aborto por aspiración.

Posibles efectos secundarios de un aborto con mifepristona

Ciertos efectos secundarios tales como dolor, calambres, y sangrado vaginal resultan del mismo proceso del aborto, y por esta razón son de esperar con un aborto médico. Otros efectos secundarios de los medicamentos pueden incluir náusea, vómitos, diarrea, escalofríos, o fiebre. Las complicaciones son raras, pero pueden incluir una hemorragia vaginal excesiva que requiera que la mujer reciba una transfusión de sangre (en aproximadamente 1 de cada 500 casos), un aborto incompleto, o la continuación de un embarazo, que requiera que la mujer tenga un aborto por aspiración (ver arriba). Muy infrecuentemente, así como en el aborto espontáneo, el aborto por aspiración o el alumbramiento, es posible la muerte. La muerte tras un aborto médico es sumamente infrecuente – menos de 1 en 100,000 casos – una tasa comparable con las del aborto quirúrgico temprano o del aborto espontáneo.1

Lo que las mujeres pueden esperar de un aborto con mifepristona

  • El aborto médico con mifepristona y misoprostol requiere por lo menos dos visitas al consultorio del médico o a la clínica.
  • Aproximadamente el 95-98% de las mujeres que toman mifepristona y misoprostol conforme a un régimen establecido de tratamiento tendrán un aborto médico completo.
  • El aborto completo generalmente ocurre más pronto cuando el misoprostol se usa por vía vaginal que por vía oral.
  • En la mayoría de los casos empezará el sangrado pocas horas después de usar misoprostol por vía vaginal.
  • Aproximadamente dos tercios de las mujeres tienen un aborto completo en las primeras 4 horas después de tomar el misoprostol por vía oral.
  • Aproximadamente el 90% de las mujeres tendrán un aborto completo en las primeras 24 horas después de tomar el misoprostol por vía oral.
  • En promedio, las mujeres pueden esperar tener sangrado y/o gotas de sangre durante 9 a 16 días.
  • Pueden salir coágulos de varios tamaños.
  • Puede salir material del embarazo, que es de color grisáceo.

Si los medicamentos no terminan el embarazo, debería hacerse un aborto por aspiración. Por esta razón, una mujer que elige el aborto médico debe estar dispuesta a hacer un aborto por aspiración si fuese necesario.

Referencias

  1. Grimes, DA. Risk of mifepristone abortion in context. Contraception. 2005;71:161.

Para más información (en inglés) sobre el aborto médico, véase Medical Abortion: History and Overview.

Para más información

Para información o recomendaciones sobre proveedores de servicios de aborto calificados, llame a la línea de ayuda gratuita de la Federación Nacional del Aborto: 1-800-772-9100.
Lunes a viernes: 8:00 A.M. – 9:00 P.M. (hora del Este de los EE.UU.)
Sábados: 9:00 A.M. – 5:00 P.M.

Federación Nacional del Aborto
1660 L Street, NW, Suite 450
Washington, DC 20036
202-667-5881

Hecho: Cada año, un millón de jóvenes estadounidenses quedan embarazadas, y un 78% de estos embarazos no son intencionales.

Cuatro de cada cinco estadounidenses empiezan a tener relaciones sexuales antes de cumplir los 20 años. Muchas de las mujeres más jóvenes en este grupo (el 70% de aquellas de 13 años o menos) dicen que tuvieron relaciones sexuales forzadas. Al cumplir los 20 años, cerca del 40% han tenido por lo menos un embarazo. Muchas de estas jóvenes no comprenden bien su cuerpo y han comenzado a tener relaciones sexuales antes de saber sobre los métodos para evitar el embarazo.

Debido a que las adolescentes en otros países desarrollados reciben más educación acerca de la sexualidad y tienen más acceso a los anticonceptivos y a los servicios de planificación familiar, las tasas de embarazo y de aborto para estos países son mucho más bajas. Por ejemplo, en Holanda, donde la actividad sexual de las adolescentes es casi igual a la de los Estados Unidos, las tasas de embarazo son sólo la novena parte de las de los Estados Unidos.

Hecho: De las mujeres jóvenes que quedan embarazadas, cerca de un 35% deciden tener un aborto en vez de dar a luz.

Las adolescentes con embarazos imprevistos enfrentan decisiones difíciles. Si una adolescente da a luz y conserva al bebé, es más probable que:

  • No complete los estudios.
  • Reciba cuidado prenatal inadecuado.
  • Dependa de la asistencia pública para criar a su bebé.
  • Sufra problemas de salud.
  • Su matrimonio termine en divorcio.

Los niños nacidos de madres adolescentes tienen mayores probabilidades que los hijos de madres adultas de sufrir desventajas significativas: médicas, psicológicas, económicas y educacionales.

Muchos estados han decretado, o están considerando, leyes que restringen la opción del aborto para las adolescentes, mandando la participación de los padres en la decisión sobre el aborto. Estas leyes incluyen:

  • Leyes de notificación a los padres, que requieren que el personal médico notifique a los padres de una menor que quiere tener un aborto.
  • Leyes de consentimiento de los padres, que requieren que el personal médico obtenga el permiso de los padres por escrito antes de realizar un aborto.
  • Casi todas las leyes de notificaciones a los padres y de consentimiento tienen la opción de una excepción jurídica que le permite a una adolescente, si cree que no puede involucrar a los padres, a obtener un permiso de un juez para proceder con su aborto. Algunos estados le ceden al doctor la decisión de prescindir de la participación de los padres, y algunos permiten que se sustituya la participación de los padres por consejería profesional.

Hecho: Las leyes restrictivas del aborto pueden empeorar la comunicación familiar en vez de promoverla.

Los proveedores de abortos les aconsejan a las adolescentes que hablen de sus planes con sus padres o con algún miembro importante de la familia, y la mayoría de ellas lo hacen. Aun sin leyes estatales, uno o los dos padres del 61% de las menores saben sobre los abortos de sus hijas. Cuanto más joven sea la adolescente, es más probable que le haya dicho a su madre de la situación.

Las jóvenes que no se lo dicen o no pueden decírselo a sus padres, frecuentemente tienen razones importantes como una historia de alcoholismo en la familia, de abuso emocional o físico, o de incesto. La participación de esos padres podría invitar más abusos de la adolescente o de otro miembro de la familia.

En vez de hablar con sus padres -por cualquier razón que fuera- algunas jóvenes recurren a abortos peligrosos e ilegales o tratan de hacerse el aborto a sí mismas. Al hacerlo, corren peligro de graves heridas y muerte, o en algunos casos, de cargos criminales.

Hecho: Las leyes restrictivas ponen en peligro la salud de las adolescentes porque les hace difícil encontrar atención médica segura al principio del embarazo.

Los doctores recomiendan que cuando una mujer queda embarazada -ya sea que planee dar a luz o tener un aborto- debe buscar atención médica inmediatamente. En el caso del aborto, su riesgo es más bajo si ella busca atención en las primeras semanas del embarazo.

Al colocar obstáculos en el camino de las adolescentes, las leyes restrictivas tienen el efecto de crear demoras adicionales para mujeres que ya tienen dificultad en buscar atención rápida. Cuando las adolescentes saben que el doctor está obligado por la ley a hablar con sus padres antes de proporcionarle servicios de salud, están menos dispuestas a obtener atención a la salud relacionada con la actividad sexual.

Hecho: Las excepciones jurídicas presentan un obstáculo formidable para aquellas adolescentes que más las necesitan.

Ir a un tribunal suele ser intimidante aun para los adultos más sofisticados, quienes generalmente tienen un abogado que los represente. Una adolescente embarazada que busca una excepción jurídica, no sólo tiene que buscar a un juez, sino que tiene que navegar un sistema legal confuso y encarar preguntas intensas, a veces sentenciosas y a menudo traumáticas hechas por desconocidos.

Ciertamente, las adolescentes más pobres, más jóvenes y con menos experiencia son las menos capaces de usar las excepciones judiciales, por lo cual tienen la mayor probabilidad de convertirse en madres adolescentes o en víctimas de un aborto ilegal.

Hecho: Las excepciones jurídicas sustituyen los valores de la familia por los del juez.

De acuerdo a las leyes de excepción jurídicas, un juez debe decidir si la joven es suficientemente madura para tomar la decisión de tener un aborto, o si le perjudicaría la participación de sus padres. El juez no plantea la cuestión de cómo será capaz esta joven de tomar buenas decisiones maternas por su bebé si está legalmente impedida de tomar decisiones para sí misma.

Las leyes restrictivas les dan a los jueces el derecho de decir no a la decisión privada de la adolescente de tener un aborto. Como consecuencia, ella puede sentirse obligada a tener un hijo en contra de sus deseos; los padres le pueden dar la espalda o expulsarla de casa; o ella puede huir de la casa para encarar su embarazo sola. Algunas adolescentes pueden recurrir a un aborto ilegal, secreto, inseguro, o hacérselo a sí mismas, si se bloquea su camino a un aborto legal y confidencial.

Cualquier otra ley estatal que restringe el aborto (como un período obligatorio de espera entre la consejería y el procedimiento del aborto) es doblemente agobiadora para mujeres adolescentes que tienen menos recursos, menos privacidad, y son menos capaces de cumplir con todos los requisitos. Todas estas restricciones al acceso a un aborto seguro y legal le roban a la mujer la habilidad de tomar control de su vida.

Hecho: Las leyes que restringen el acceso de las adolescentes al aborto son coercitivas.

Las leyes en 46 estados y el Distrito de Columbia les permiten a madres menores de 18 años colocar a sus hijos para la adopción sin que participen sus padres, pero muchos de esos mismos estados requieren la notificación o el consentimiento de los padres antes de que estas jóvenes puedan obtener un aborto. Esto establece un criterio que claramente favorece una resolución sobre otra, restringe las opciones reproductivas de las jóvenes, y fuerza a algunas a tener hijos que ellas no quieren tener.

Para más información

Para información o recomendaciones sobre proveedores de servicios de aborto calificados, llame a la línea gratuita de ayuda de la Federación Nacional del Aborto: 1-800-772-9100.
Lunes a viernes: 8:00 A.M. – 9:00 P.M. (hora del Este de los EE.UU.)
Sábados: 9:00 A.M. – 5:00 P.M.

Federación Nacional del Aborto
1660 L Street, NW, Suite 450
Washington, DC 20036
202-667-5881

Autora: Susan Dudley, PhD
Copyright© 2000, National Abortion Federation

La cuestión del bienestar emocional de las mujeres después de un aborto tiene mucho interés, y se han hecho centenas de estudios sobre este asunto desde finales de los años 70. Desafortunadamente, la mayoría de la literatura científica sobre las reacciones psicológicas de las mujeres al aborto puede ser confusa. Sin embargo, las opiniones médicas predominantes, como la de la Asociación Americana de Psicología, están de acuerdo en que no existe un “síndrome post aborto”.

Un resumen de los estudios científicos

Desde comienzos de los años 80, grupos que se oponen al aborto han intentado documentar la existencia de un “síndrome post aborto”, que según ellos tiene rasgos en común con el trastorno por estrés post traumático (PTSD, por sus siglas en inglés) que exhiben algunos veteranos de guerra. En 1989, La Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés) reunió un panel de psicólogos con amplia experiencia en este campo para que revisaran la información. Esta informó que estudios con los diseños de investigación más científicamente rigurosos, constantemente, no pudieron encontrar rastros de un “síndrome post aborto” y además, que tal síndrome no es reconocido ni por los científicos ni por los médicos.1

El panel concluyó que “las investigaciones que examinaban a diversas poblaciones, distintas reacciones, y distintos períodos de evaluación han llegado a conclusiones semejantes. El período de mayor angustia generalmente precede al aborto. Las reacciones negativas severas después del aborto son raras y pueden entenderse mejor dentro del marco de las presiones ordinarias de la vida, y el hacer frente a las mismas”.2 Mientras que algunas mujeres pueden experimentar sensaciones de remordimiento, tristeza o culpabilidad después de un aborto, la mayoría de las mujeres sienten alivio y felicidad.3

En otro estudio, los investigadores hicieron una encuesta nacional con 5,295 mujeres, de las cuales no todas habían tenido abortos y otras que tuvieron abortos entre los años 1979 y 1987 mientras que participaban en el estudio. Los investigadores pudieron determinar el bienestar emocional de las mujeres antes y después de haber tenido abortos. Concluyeron, después de los ocho años que duró el estudio, que el indicador más importante para predecir el bienestar emocional después del aborto fue el bienestar antes del aborto. Si la mujer tenía una alta autoestima antes de un aborto era probable que tuviese una alta autoestima después, sin importar cuantos años habían pasado desde el aborto.4

Las reacciones psicológicas al aborto también deben ser consideradas en comparación con el impacto psicológico de otras maneras de resolver un embarazo no deseado (la adopción o la maternidad). Aunque ha habido pocas investigaciones científicas sobre las consecuencias psicológicas de la adopción, los investigadores especulan que es más probable “que los riesgos psicológicos relacionados a la adopción sean más altos para las mujeres que los riesgos psicológicos relacionados a los abortos porque reflejan distintos tipos de tensión. La tensión asociada con el aborto es una tensión aguda que típicamente se acaba al hacerse el procedimiento. Con la adopción, así como con la maternidad no deseada, la tensión puede ser crónica para las mujeres, quienes siguen preocupándose acerca del destino del niño o niña”.5

Lo que dicen los expertos

En un comentario en la Revista de la Asociación Americana de Medicina, Nada Stotland, M.D., ex presidenta de la Asociación de Mujeres Psiquiatras, dijo:

“Las secuelas psiquiátricas significativas después de un aborto son raras, como lo documentan numerosos estudios metodológicamente sólidos en los Estados Unidos y en países europeos. Recientemente se han realizado análisis exhaustivos de esta literatura que confirman esta conclusión. La incidencia de enfermedades psiquiátricas diagnosticadas y de hospitalizaciones es considerablemente menor después de un aborto que después de dar a luz…La enfermedad psiquiátrica significativa después de un aborto ocurre más frecuentemente en mujeres que estaban psiquiátricamente enfermas antes del embarazo, en las que decidieron tener el aborto bajo presión externa, y en las que tuvieron el aborto en circunstancias desfavorables, por ejemplo: el abandono”.6

Henry P. David, PhD, un experto conocido internacionalmente en este campo de investigación, dio el siguiente informe en una conferencia internacional.

“Las reacciones psicológicas severas después de un aborto son poco frecuentes… El número de casos es muy pequeño, y ha sido caracterizado por Everett Koop, ex Cirujano General de Los Estados Unidos, como ‘minúsculo desde la perspectiva de la salud pública’… La inmensa mayoría de las mujeres sentirán una mezcla de emociones después de un aborto, en las que predominan los sentimientos positivos. Esto es válido inmediatamente después del aborto y por mucho tiempo después… Los informes positivos reportados durante ocho años después de los abortos hacen poco probable que surjan reacciones negativas más adelante”.7

Russo y Dabul presentaron las conclusiones de su estudio de ocho años en la revista Psicología Profesional:

“Aunque se hizo un examen riguroso de los datos, considerando numerosas variables e incluyendo comparaciones entre mujeres negras y blancas, católicas y no católicas, y de mujeres que habían tenido abortos con mujeres que no los habían tenido, los resultados son consistentes: La experiencia de tener un aborto juega un papel insignificante, si alguno, independiente sobre el bienestar de una mujer con el paso del tiempo, sin importar la raza o la religión. El indicador principal del bienestar de una mujer después de tener un aborto, sin importar raza o religión, es el nivel de bienestar antes del embarazo… Nuestros resultados son congruentes con los de otros, incluyendo La Academia Nacional de las Ciencias (1975), y vale la pena repetir las conclusiones. A pesar de un esfuerzo intenso para convencer al público de la existencia de un trauma post aborto severo y generalizado, no hay evidencia científica de la existencia de dicho trauma, aunque el aborto ocurre en el contexto altamente angustioso de un embarazo no deseado…”.8 (énfasis añadida)

El impacto de las actividades anti aborto

Russo y Dabul8 señalan que cuando entrevistaron a mujeres en su estudio entre 1979 y 1987, los esfuerzos anti aborto para estigmatizar al mismo todavía no habían alcanzado niveles prominentes. Hoy en día, grupos opuestos al aborto regularmente acosan a los empleados de las clínicas, intimidan a las pacientes y usan lenguaje gráfico con intención de castigar a las mujeres (por ejemplo “el aborto es asesinato”, “las mujeres son asesinas de los niños”). Además, en los últimos años se ha revelado una nueva estrategia anti aborto, la de ofrecer servicios de “consejería” a las mujeres. En vez de explorar las raíces de la angustia psicológica de la mujer y proporcionar una terapia imparcial, los “consejeros” opuestos al aborto tienden a dirigir el enojo de la mujer hacia los proveedores del aborto diciendo que las mujeres han sido mal informadas acerca del trauma psicológico que causa el aborto. Debido a la orientación política de estos consejeros y su abuso de los servicios psicológicos, las mujeres pueden terminar sintiéndose enojadas y traicionadas.

Russo y Dabul8 concluyeron que el personal de salud debe reconocer los efectos perjudiciales del aislamiento social que sienten las pacientes que han tenido un aborto. Algunas de las dificultades después del aborto podrían resultar de la falta de apoyo social porque se les impone a las mujeres la obligación de aceptar la maternidad no planeada y no deseada. Los investigadores alentaron a todos los proveedores del aborto a seguir proporcionando información exacta ya que a muchas mujeres les han engañado las organizaciones anti aborto, lo que puede contribuir a su preocupación si deciden tener un aborto. Además, a las mujeres que se sientan preocupadas después de un aborto se les debe alentar a consultar con un psicólogo profesional o participar en un grupo de apoyo supervisado por un proveedor profesional de salud mental, en vez de alguno auspiciado por una organización opuesta al aborto.

Referencias

  1. American Psychological Association. “APA research review finds no evidence of ‘post-abortion syndrome’ but research studies on psychological effects of abortion inconclusive.” Comunicado de prensa, 18 enero 1989.
  2. Adler NE, et al. “Psychological responses after abortion.” Science, Abril 1990, 248: 41-44.
  3. Adler NE, et al. “Psychological factors in abortion: a review.” American Psychologist, 1992, 47(10): 1194-1204.
  4. Russo NF, Zierk KL. “Abortion, childbearing, and women’s well-being.” Professional Psychology: Research and Practice, 1992, 23(4): 269-280.
  5. Russo NF. “Psychological aspects of unwanted pregnancy and its resolution.” In J.D. Butler and D.F. Walbert (eds.), Abortion, Medicine, and the Law (4th Ed., págs. 593-626). New York: Facts on File, 1992.
  6. Stotland N. “The myth of the abortion trauma syndrome.” Journal of the American Medical Association, 1992, 268(15): 2078-2079.
  7. David HP. “Comment: post-abortion trauma.” Abortion Review Incorporating Abortion Research Notes, Primavera, 1996, 59: 1-3.
  8. Russo NF, Dabul, AJ. “The relationship of abortion to well-being: Do race and religion make a difference?” Professional Psychology: Research and Practice, 1997, 28(1): 1-9.

Para más información

Para información o recomendaciones sobre proveedores de servicios de aborto calificados, llame a la línea de ayuda gratuita de la Federación Nacional del Aborto: 1-800-772-9100.
Lunes a viernes: 8:00 A.M. – 9:00 P.M. (hora del Este de los EE.UU.)
Sábados: 9:00 A.M. – 5:00 P.M.

Federación Nacional del Aborto
1660 L Street, NW, Suite 450
Washington, DC 20036
(202) 667-5881

Autores: Rene Almeling y Laureen Tews, MPH
Investigación adicional por Sahar Rais
Copyright© 1999, National Abortion Federation